JB Newstream 2 - шаблон joomla Видео

Hoy el dia ha sido mejor que ayer, a poco... Atravesamos Cadavedo.

Solo la falta del agotamiento y la ansiedad que me invadieron ayer antes de llegar a Soto de Luiña, creyendo que me alcanzaria la noche en el camino, hace un gran dia. Ciñendome a las indicaciones de bicigrino y chequeando el gps en las zonas criticas para no cagarla irremediablemente, esto es, en cuanto hay dudas o bajadas, avance rapido y por asfalto en muchas partes. No es mala cosa, hay carreteras secundarias increibles donde las copas de los arboles se tocan y los valles que atraviesan son tan profundos que aun hay heladas a mediodia: Cadavedo, Luarca, Piñera, Navia y por fin la Caridad fueron abriendose paso y llegando a buen ritmo. Solo me da pena no haber parado en el cementerio moro junto a Luarca... Pero queda para otra.

Las anecdotas giran en torno al pajaro carpintero que escuche entre Soto y Cadavedo, cerca de la Playa del Silencio, donde curvas sin fin suben y bajan valles con verdin en el asfalto por su poco uso y hace un frio glacial. Un frio que desaparece en las subidas pero se acentua en las bajadas antes de llegar a su punto mas algido en lo mas profundo y frondoso de cada , donde vias de tren y arroyos se alternan entre el verdor del musgo y el marron de las hojas caidas del otoño. Fue en una de esas subidas donde me cruce con la caravana de campistas sonrientes haciendo un "thumbs up" para animarme; en otra se abrio la Playa de la Cueva ante mi, justo despues de un ascenso entre prados helados a derecha e izquierda. Fue en ese punto donde empece a notar que el dedo gordo del pie derecho pasaba de signos de congelacion a tan solo frio, curioso y recurrente, es la parte del cuerpo que mas se me enfria.Entre esas cuestas llegue a Cadavedo, temprano aun y con tiempo para rodar empece a atravesar rectas con desniveles suaves, algo nuevo. La velocidad se disparaba y el sol del mediodia contribuia a la sensacion de jubilo que solo ensombrecieron los cinco eurazos que me clavaron en una farmacia por proteccion labial: ¿Los valia? Sin duda los costo. Al menos la chica fue agradable y una luz disipo otra sombra.

Kilometro tras kilometro llegue a Luarca, un puerto de pescadores cerrado por grandes colinas, una capilla en cada  una de ellas: junto a la primera, donde descanse a reponer fuerzas, un cementerio, de los mas bonitos de Asturias segun se dice. Desde alli comence la alegre bajada que me llevo al pueblo, que atravese de este a oeste. Despues, sin tanta ilusion, acabe delante de la segunda capilla. La subida fue de ordago, lo suficiente como para no creerme lo que habia hecho cuando llegue arriba, resoplando pero aun con fuelle. Acababa de hacer pico cuando escuche silbar con mucho tino el Ave Maria y un señor con gorra de publicidad de pienso y una gran sonrisa giro una esquina y me pregunto donde iba. No me dio tiempo a responder cuando lo hizo el -a Santiago, todo recto y al final a la derecha cuesta abajo todo- y alla que fui, cuesta abajo, hasta las ruinas del antiguo hospital y cementerio de peregrinos, sillares de piedra cubiertos de verde e invadidos por arboles. Mas alla, caminos sin trafico entre campos ondulados, calor y luz... Y el olor de la epoca del cucho persiguiendome hasta que me incorpore a la mi N632 del alma. La volvi a dejar cerca de Navia, donde me llevaron comarcales con pocos vehiculos, quizas ninguno. Entre Navia y la Caridad grabe dos imagenes: el tunel de maleza que atravese poco despues de Navia, tras subir la cuesta que hay siempre inmediatamente despues de un puente y la cuesta salvaje que ataque tras un tramo relajado y bucolico. Esa cuesta hasta un puente que atravesaba la autopista habria sido risible si no fuera por dos cosas, no era el momento de hacerla - menos aun con suelo de grava - y que sin curvas para disimularla el animo se resiente con facilidad. Poco despues llegaria la carretera general - mi amiga la 632 -y la Caridad, donde tras llamar para que me abrieran el albergue, ducharme, comprar y hacerme a la idea de que, otra vez, no habria calefaccion a pesar de lo que ponia en la web, cene conversando con un señor muy simpatico que paso para arreglar la maquina de cafes y me hablo de maquinas de cafe, las competiciones de kart de su hijo, el camino, andalucia y la vida en general. Me habria acostado en cuanto se fue, pero estaba a la espera del hospitalero que llegaria sobre las nueve para sellarme la credencial y dar el pistoletazo de salida al proceso de meterse en cama.

 

IMG 20131204 110119 1

IMG 20131204 110447 1

IMG 20131204 112131 1

IMG 20131204 115007 1

IMG 20131204 115356 1

IMG 20131204 115434 1

IMG 20131204 144034 1

IMG 20131204 144525 1

IMG 20131204 182833 1

Add comment


Security code
Refresh