JB Newstream 2 - шаблон joomla Видео

Hemos seguido encadenando vuelos. Son tres, tampoco parecen mas, pero poco a poco las horas van pesando y comenzamos a estar mas embotados.

De repente parece que estamos en un tunel en penumbra. Con la percepcion de lo que pasa fuera del tunel muy limitada, nos van pasando sin cesar por arcos de seguridad. Un arco para entrar al aeropuerto o en la zona de transfer, otro para zona de Duty Free, otro para embarcar... y en medio esperas. La ultima ha sido la del avion a Denpasar, el aeropuerto de Bali, que ha llegado una hora y media tarde y ha alargado el periodo entre vuelos de cuatro horas a cinco y media. ¿Me lo parece a mi o los zapatos pesaban menos en Madrid?

Se nota que hemos cambiado de tercio. La gente que pulula cargada por la terminal de vuelos domesticos no tiene demasiado que ver con el perfil europeo que encontramos en casa. Nosotros somos los exoticos aqui. Las mochilas tampoco contribuyen a que pasemos desapercibidos. La gran ventaja del aspecto que calzamos es que es tan obvio que estamos fuera de casa que conseguir ayuda preocupantemente facil. Entre sonrisas nos han orientado a la lanzadera que conecta las terminales del aeropuerto y hemos tenido oportunidad de ver los alrededores del area. Nuestra terminal de llegadas debe estar al final del edificio y nos han paseado por las afueras del recinto en un rodeo de varios kilometros hasta reentrar a la primera terminal, la de salidas domesticas. El aire esta cargado de humedad y el calor no la hace mas llevadera, tambien me ha chocado el olor, puede ser de la vegetacion, algo acre. Por otra parte, puede ser del cebollon de falta de sueño, Cris dice que no huele nada raro. En un ataque de empatia comienzo a plantearme como me sentiria si me fuese de vacaciones a Paris, limpito y aseado y en el avion se me sentara al lado un individuo que llevara un dia y pico en transito por sitios calurosos y humedos, cargando un mochilon y oliendo a zorruno. Probablemente sentiria feliz de compartir butaca con alguien asi. Seguro que le alegro el dia a mi compi de asiento en el avion.

Aterrizamos en Bali pasado el mediodia, taxistas moderadamente agresivos nos dieron la bienvenida y nos pidieron un 25% mas del precio establecido por el viaje a nuestro hostel. Parece ser que no hay buses en Bali. En retrospectiva sabemos dos cosas, que en Bali hay buses -aunque pocos- y que la Lonely Planet se paga sola... si la hubiesemos comprado. Llegar a Bali con una guia no es tan divertido como prepararlo todo con el wifi de los aeropuertos, pero tiene otras ventajas. Somo un desastre. Probablemente lo que nos salvo del desastre durante la negociacion por el taxi es que la actitud de los taxistas era alegre y despreocupada y que teniamos a toda una division wasapeando consejos desde Ubud. Bendito internet.

La primera impresion de Bali ha sido peculiar. Del aeropuerto a Ubud hay unos setenta kilometros. Todos y cada uno saturados de motocicletas y coches en el caos ordenado caracteristico de Asia. Los vehiculos se desplazan entre edic¡ficios de una a cuatro plantas en distintos estados de construccion y desarrollo que compiten por entrar el el asfalto la mayoria del tiempo. Las aceras son irregulares y tantas veces existen como estan cortadas por porches de edificios, postes o vallas de ladrillo que separan unas propiedades de otras. Sin duda el paraiso que se espera de la isla queda lejos del eje Denpasar - Ubud.

No parece que el paraiso estuviese tan lejos del eje. Sobre las seis y media llegamos al hostel, cuando estabamos haciendo el check in aparecio Richi por la escalera y por fin, despues de todas las horas de viaje, estabamos en casa. Quedamos en dorms diferentes, nosotros en uno en un patio interior saturado de vegetacion, compartiendo con otros dos chavales. El resto del equipo en la planta alta copando una habitacion con cuatro literas y balcon, un triunfo. Por fin nos duchamos, cenamos y alrededor de unas Bintang frias nos pusimos todos al dia. Cuando nos hecharon subimos a la terraza y seguimos arreglando el mundo hasta entrada la madrugada. Un gran comienzo de viaje. Ruben incluso triunfo y no durmio solo. Sobre las tres y media de la mañana aparecieron "bed bugs" en su cama y lo acribillaron. Acabo metiendose en la de Richi con cuidado para no despertarle y dandole un susto de muerte cuando, como es normal, lo desperto. Antes de levantarnos ya teniamos la primera anecdota para el desayuno.

 

20161006192852

Poniendonos al dia

 

20161006210010

 Gollum con su tesoro.

 

20161006210357

 Yep!

  

20161006223254

Arreglando el mundo el el Balcon

 

Add comment


Security code
Refresh