JB Newstream 2 - шаблон joomla Видео

Solos por Sanur y cambiando de hostel.

2016-10-16 12:24 Sanu guesthouse. Sanur.

Ya hicimos checkout. Es una pena que por nuestra forma de viajar, ligeramente despreocupada, no podamos quedarnos aqui. A las 11:45 cuando le dijimos al chico de recepcion que nos qeriamos quedar, ya lo tenia todo reservado para esa noche.

El plan B era ir a Padang Bay y desde alli, mañana pillar ferry a Gili Islands. El taxi es tan caro y el ferry tan poco economico que nos sale mejor volar mañana desde aqui hasta Lombok y de alli pillar otro ferry a Gili. En ello estamos, como siempre peleandonos con los vuelos y la tarjetas. Bendita Indonesia.

Nuestra pelea con los vuelos fue lo ultimo que hicimos en el Sanur Guesthouse. El hotel dde establecimos nuestra base aqui y que nos ha dado buen apaño. En retrospectiva, pagando 100.000 copecs por un dorm, 150 por una habitacion doble con desayuno fue un gran negocio.

 

20161016091116 

Adios Sanur Guesthouse...

 

 

20161016115138

 

On the go!

 

 

Probablemente acabemos alquilando una moto y probando como nos manejamos. Es una pena no saber conducirlas porque son el medio de transporte perfecto en el sudeste asiatico. Mientras pillamos moto y no, nos hemos desplazado del Sanur Guesthouse al Locca Hostel, un backpackers en la misma zona al que llegamos bajo un sol de justicia a las doce y media. Soltar maletones e irnos a comer al Monkey Dinner o algo asi. Un sitio con ambiente reggae donde no se come mal, a pesar de los zumos aguados que sirvieron a Cris y Ruben.

Nuestro plan de alquilar motos termino en nada. Paramos un taxi en frente del Cafe Lokal, al que fuimos por un zumo (de verdad) despues de comer y no tener exito en la caza y captura de motos. Desde alli enfilamos para kuta. Taximetro en mano serian 100.000 kopecs. La playa es bonita aunque es dificil estar mas de tres minutos sin que te ofrezcan piña o helados o Dios sabe que. Cris creo que pillo dos piñas, la segunda verde como una lima. Al menos sacamos algo en limpio, alquilamos una tabla y casi surfeamos, Ruben se puso en pie una vez y yo varias, a pesar de que lo que teniamos era un tablon de corcho para iniciarse y era imposible de manejar, de hecho se giraba y seguia recto, clavar un canto era mision imposible. Con eso, al menos puedo decir que surfee en Bali, aunque surfeando de verdad, lo que hice en Bali a duras penas me salva de cara a la galeria. Otra cosa peculiar que vivimos alli fue la suelta de tortugas, no sabemos si salieron de la arena y habia gente en la orilla viendo el espectaculo o un grupo de gente las solto. De repente, mientras estabamos en el agua todo se lleno de crias de tortugas, Ruben alcanzo a sujetar dos para mirarlas antes de dejarlas marchar.

La salida de la playa no fue tan exotica, la linea de edificios alejandose del mar es el infierno. Franquicias con calles macizas de taxis y motos apracadas y en movimiento. Donde hay hueco, tenderetes para turistas en hileras interminables, restaurantes occidentales y turistas gordos y rojos como los que conversaban entre ellos mientras les masajeaban los pies los locales en la arena. Horrible.

A puesta de sol y el concurso de baile local en la calle hicieron de los ultimos momentos al pie de la arena algo interesante. A pesar de que el paseo de vuelta hasta el taxi fuera apabullantemente horrible con un calor nocturno bastante serio fuimos entre las franquicias, las tiendas de cosas para turistas y los restaurantes con musica demasiado alta hasta que conseguimos un taxi. Nos llevaria el segundo al que preguntamos. Aunque el de viaje de ida con taximetro fueron 100.000 copecs con un trafico denso y lento, no conseguimos negociar la vuelta por menos de 100.000 y el primero al que preguntamos nos pidio el doble que eso y se nego a llevarnos por menos. Por supuesto nosotros nos negamos a que nos llevara por mas...

 

20161016163950 

Kuta Beach 

 

 

20161016164951 

 

 

Terminamos la tarde-noche comiendo en nuestro sitio de referemcia en Sanur, el Cafe Lokal. Un sitio pequeño con precios bastante razonables y un mostrador de cristal con la comida a la vista donde se puede preguntar que es cada cosa mientras se señala comodamente con el dedo, todo un plus fuera de casa. Despues cerramos la jornada con unas cervezas en las tumbonas delante del dorm y planeando los siguientes pasos a la vez que charlabamos con una de las mochileras con las que nos hemos cruzado. Una argentina afincada en barcelona y operada de los pechos que venia de vuelta de Gili, nuestro siguiente destino, a la que nos costo tres intentos entender la primera frase que nos dirigio "Recien chegaron?".

 

20161016171932 

 

 

 

 


Add comment


Security code
Refresh