JB Newstream 2 - шаблон joomla Видео

Despues de no conseguir comprar los billetes para salir de flores ayer, hoy lo hemos intentado de nuevo.

Miercoles. Bagus Bagus Hotel. Lawan bajo. 

La wifi del paradise sigue sin estar muy operativa y hemos vuelto al Bajo Sunset a ver que tal.  Sin exito en dos intentos mas no nos quedo otra que ir al aeropuerto.


20161012093330 Maquinado en el Bajo Sunset

 

20161012093408 ... y recuperando electrolitos.

 

20161012101033 Al aeropuerto!

 

20161012091916

 

Ni cortos ni perezosos, Richuelo y yo nos dimos el paseo. Teoricamente un kilometro y medio. En realidad 40 minutos con calor humedo y un sol de justicia. Al menos ha sido una experiencia. Hemos caminado a lo largo de Lawan Bajo y visto otra realidad del pueblo. La de la aldea industriosa de cabañas que crecen a ritmo incesante. Obras, pequeños negocios, cafeterias y tiendas en los frontales de las casas.

En el aeropuerto hemos confirmado que la isla quiere que nos quedemos. O quizas no, otra teoria es que no juzgamos bien la realidad del sitio y nos dejamos impresionar por un aeropuerto de aspecto europeo cuando la realidad son las casas de chapa, los apagones y el agua corriente intermitente. Una chica encantadora en la ventanilla de una compañia, tras cinco minutos de poner caras raras, nos informo d que el sistema se habia caido - computer says no-. La ventanilla de al lado pedia 1millon de kopecs, casi el triple que la primera, asi que fue otro descarte. El caso es que daba igual, solo tenia un billete y nosotros somos seis. La ultima compañia tenia precios razonables, pero tras informar a la encargada de que necesitabamos seis billetes me miro como si le hubiera pedido ir a la luna. Solo le quedaban cuatro.


Mientras esperabamos a que el sistema informatico de nuestra unica opcion se recuperase, subimos a la parte de arrriba del aeropuerto. El wifi no estaba operativo abajo y teniamos que informar al equipo de que las posibilidades de salir hoy eran ajustadas, pero no inexistentes. En la planta noble, la red estaba protegida por contraseña. Richi fue a pedirla mientras yo me quede experimentando nuevas maneras de sentarme en el suelo delante de un aeropuerto. Por mi parte, lo unico que descubri fue que tengo que ir a yoga. Mi flexibilidad solo me permite estar de pie o tumbado. Cualquier cosa que implique flexionar una articulacion- y digo la cadera, nada muy exotico- esta a años luz de mis capacidades. Por la parte de Richi, lo unico que sacamos en claro es que el aerpuerto en general tiene un ambiente poco estresante. Ya lo sospeche cuando tras pitarme el arco de seguridad y volver de motu propio a vaciarme los bolsillos, el agente me miro con cara de "donde vas, pasa y no me ralles". La clave del wifi, le dijeron a Richi, la habian cambiado hace poco y nadie entre los que le fueron indicando para preguntar sabia la nueva. La situacion solo dejaba una opcion a nuesto alcance. Sentarnos y comer algo para echar el rato. Dicho y hecho.

Con la tripa llena volvimos a la ventanilla de Lion Airlines. Por fin algo salia bien, nos fueron tomando datos mientras nos informaban de que no podiamos pagar con tarjeta, una cosa es que algo vaya bien y otra casa seria un chorreo de exitos. Sin problema, sacar 400 euros de golpe en un cajero de España es ameno ya de por si. No lo suelen dar y hay que hacer una gincana de sucursal en sucursal. En Indonesia... Sin comentarios. Tres cajeros y dos tarjetas diferentes despues teniamos ya todo el dinero. Por fin pasamos de la ventanilla de tickets a la de pago (por Dios que me rematen ya) y nos dieron el recibo. Contentos, con la tripa llena y solo un par de nuestros nombres mal escritos en los billetes, emprendimos la vuelta a casa. Un paseo revitalizante con el sol de las dos de la tarde en el cogote y todos los motoristas que nos adelantaron ofreciendonos llevarnos al pueblo (en serio). No todos los dias se disfruta de un paseo por Lawan Bajo, al menos nosotros, asi que chancleteamos charlando tranquilamente direccion al hostel discutiendo sobre todo lo que veiamos y disfrutando el moviminto de la calle.

Al final, una pickup negra, cubierta con una lona y con musica reggae lo suficientemnte alta como para quitarle a uno la gorra de la cabeza, (algo mas normal en Indonesia de lo que se puede sospechar) paro en el carril opuesto, yendo en unestra direccion. Era la furgo del Paradise Bar y nos hizo señas que indicaban: chavales subid que nos vamos!. De una carrera subimos a la parte de atras, chocamos manos con el conductor que saco medio cuerpo por la ventana para eso y salimos disparados para casa, con una sonrisa en la cara, el viento de la velocidad refrescandonos y los pelos de punta por el volumen de los altavoces que estaban en la parte de atras de la furgoneta bajo nuestros asientos.

20161012123445

 Con la musica a tope!

 

Ahora las chicas se han ido a la playa y nosotros nos hemos quedado en el hotel, se nos ha unido Epang, el encargado y ahi hemos hablado de futbol y badminton, turismo y desarrollo, drogas en Indonesia y demas temas imprescindibles para que el mundo siga siendo un lugar seguro. Dejadlo en nuestra manos.

Por cierto que rereservamos las habitaciones a la vuelta para quedarnos un dia mas y... Ha vuelto la electricidad. Es una buena noticia, el agua ya volvio a media mañana y el wifi... Bueno, seguimos sin wifi desde el primer dia. El ambiente del hostel es lo unico que no se va. Estamos genial aqui y nos tratan de la forma mas amigable que podamos imaginar. Por este precio podiamos ir a cualquier sitio y ya hicimos checkout dos veces cuando creiamos que marchabamos hoy y cuando fuimos a hacer dos dias en barco. El hecho de que volvamos es significativo de como estamos de comodos en nuestra pequeña casa en Flores, aunque las vueltas no hayan sido todo lo voluntarias que podrian.

Hoy habria cenado en el hostel donde ayer. Al final acabamos a la zaga de las chicas que en su paseo de esta tarde por el pueblo se movieron por una nueva zona, la de los centros de scuba que descubrio Ruben ayer a la busca de un cajero. El sitio esta bastante occidentalizado el lo referente bares y hosteleria, con unos precios que siguen siendo economicos comparados con Europa pero estan disparados cuando se los compara con Indonesia, aun teniendo en cuenta que Flores es ya de por si mas caro que otras zonas por lo alejado que queda en el mapa.

Le Pirate, donde cenamos,  es un hostel con ambiente relajado. No obstante, toda esta zona esta años luz del Flores que hemos conocido estos dias. El capitalismo se acerca y tiene, como siempre, su demanda. A pesar de que a veces apetece decir lo de la Mezqita de Cordoba. Han retirado lo que solo podia encontrarse en Flores para acupar su espacio con algo que puede hallarse en cualquier sitio. Aun asi, la cena fue aceptable y el sitio no por vulgar fue desagradable. Hay que admitir que esta bien ambientado, aunque no sea lo que personalmente buscaba en Flores. Es, por muy bien o mal que este, sintomatico del futuro. La mancha de aceite que ha empezado a extenderse y amenaza con cubrir la isla. Si lo hara como Koh Tao o como Benidorm esta por ver. Las dos opciones acabaran aplastando la inocencia del lugar.

Nos hemos despedido de Flores con unas cervezas al ritmo del concierto diario del Paradise Bar. Con la orquesta casi en exclusiva para nosotros animandonos a ocupar la pista como hicimos el primer dia. Gentilmente hemos declinado y nos han dedicado alguna cancion hasta que han terminado y hemos quedado tranquilos en el bar con los habituales esparcidos por la barra y la mesa de billar al fondo. Al concluir nos levantamos y fuimos para la puerta. Antes de retirarnos, algun camarero y toda la banda vinieron y nos dijeron adios. Nos han dado las gracias por la primera noche y el rato que pasamos bailando y de fiesta hasta la mil. Asi, con una sonrisa, dejamos atras el Paradise. Hasta siempre.

 

20161012212038 Adios Paradise

 

20161012212311 

20161012212507

Ains

 

20161012212757

 

Add comment


Security code
Refresh